Proyecto “Huerto saludable”

//Proyecto “Huerto saludable”
Proyecto “Huerto saludable”2018-02-11T01:27:46+00:00

Equipo responsable

  • Manuel González (Coordinador)

  • Miguel Ángel Muñoz

  • Javier López

  • Consolación Borja

  • Ildefonso García

  • Encarnación Hita

  • Alejandro Ayllón

  • Genoveva González

Actualmente los hábitos alimenticios de nuestros escolares ponen de manifiesto cambios muy importantes en relación a los objetivos de la Dieta Mediterránea y la transformación del modelo alimentario predominante hacia un perfil en el que los alimentos procesados van ganando terreno a lo tradicional. La bollería industrial aporta grasas vegetales poco saludables y muchas calorías frente a frutas, lácteos y al bocadillo de toda la vida.

La alimentación y los hábitos saludables son el principal factor exógeno condicionante de un correcto crecimiento y desarrollo. Unos hábitos saludables adecuados, además de favorecer un estado de bienestar, asientan las bases para una mayor longevidad y buena calidad de vida en edades posteriores. La adquisición de hábitos alimenticios saludables en esta etapa contribuye a la prevención de enfermedades que se manifestarán en la edad adulta.

Otro de los factores fundamentales para el correcto desarrollo integral de  nuestro alumnado es la salud corporal y el rechazo de los malos hábitos que afectan a dicho desarrollo.

Ante esta realidad, hemos querido fundamentar este proyecto utilizando como  herramienta principal el “Huerto Escolar”, que ofrece  a nuestro alumnado la posibilidad de conocer y poner en práctica aprendizajes que posibiliten la puesta en práctica de buenos hábitos alimenticios en la vida cotidiana.

El Huerto Escolar como Recurso de Enseñanza-Aprendizaje ”está organizado siguiendo una secuencia que permite al docente planificar y desarrollar actividades integradas en todas las disciplinas, tomando en cuenta los contenidos relacionados con nutrición y seguridad alimentaria presentes en las asignaturas que comprenden el currículo oficial.

La metodología de trabajo en el huerto escolar propuesta en la memoria permite abordar de forma global o interdisciplinar, según la edad, una pluralidad de objetivos educativos de Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria, así como una amplia variedad de contenidos de los diferentes ámbitos y áreas presentes en dichas etapas educativas.

Desde la perspectiva de la innovación educativa y de la educación ambiental, el huerto como recurso educativo supone un instrumento de primer orden, puesto que permite poner en práctica un aprendizaje activo y cooperativo basado en la resolución planificada de problemas, así como un eficaz desarrollo de actitudes y valores conducentes a unos comportamientos más comprometidos con la conservación y mejora del entorno y con la utilización sostenible de los recursos ambientales.

  • Ley orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.
  • Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria.
  • Decreto 97/2015, de 3 de marzo, por el que se establece la ordenación y el currículo de la Educación Primaria en la Comunidad Autónoma de Andalucía
  • Orden de 17 de marzo de 2015, por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educción Primaria en Andalucía.
  • Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios  de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato
  • Orden ECD/2475/2015, de 19 de noviembre, por la que se crea el distintivo de calidad de centros docentes Sello Vida Saludable. (artículo 2.1)
  • Diferenciar entre alimentación y nutrición. Función de nutrición
  • Identificar factores que perjudican nuestra salud, mala alimentación, falta de aseo,  vida sedentaria, etc.
  • Conocer y distinguir las propiedades más importantes de los alimentos que permiten alcanzar una dieta equilibrada.
  • Conocer los distintos tipos de verduras y hortalizas adecuados a cada estación y aprender cómo se cultivan.
  • Promover hábitos de alimentación y consumo saludables y respetuosos con el entorno mediante la elaboración de recetas con productos del huerto.
  • Analizar y extraer información a partir de gráficos, catálogos y material de apoyo.
  • Desarrollar las competencias matemáticas básicas e iniciarse en la resolución de problemas que requieran la realización de operaciones elementales de cálculo, conocimientos geométricos y estimaciones, así como ser capaces de aplicarlos a las situaciones de su vida cotidiana.
  • Aplicar procedimientos propios del trabajo científico como la observación y la recogida y análisis de datos
  • Realizar proyectos trabajando en grupo y completar los resultados uniendo información con otros grupos.
  • Fomentar actitudes de cooperación y convivencia mediante el trabajo en grupo, en la planificación de actividades y las labores del huerto. Diseñar los huertos verticales.
  • Concienciar al alumnado sobre la necesidad de realizar un uso razonable y sostenible de los recursos naturales. (Maceteros, jardineras, estructuras verticales, etc).
  • Desarrollar el sentido de la implicación, responsabilidad y compromiso en la gestión del huerto.

Para el seguimiento y desarrollo del Proyecto de Alimentación y hábitos saludables, se  ha creado un equipo de trabajo, con un coordinador, que diseña y elabora los documentos necesarios y dará las pautas para iniciar el proceso. Dicho equipo será el encargado en lo sucesivo de proponer distintos tipos de actividades a desarrollar, recoger y registrar las propuestas de los  distintos tutores, vigilar el funcionamiento del proceso, hacer las revisiones pertinentes y elaborar una memoria técnica.

A principio de curso, se presenta la nueva propuesta  al Claustro de profesores, así como los documentos  para trabajar desde el aula, con el fin de que se tenga en cuenta en las programaciones y se pueda poner en práctica desde el inicio de curso.

Se atenderá a las actividades y tareas propuestas por cada tutor con el fin de que haya participación y variedad en las mismas.

Habrá una carpeta digital a disposición del Claustro donde estarán todos los documentos y materiales correspondientes al Proyecto de Alimentación y hábitos saludables

Somos conscientes de que los hábitos saludables y la alimentación no pueden limitarse a una intervención anecdótica y parcial en el currículo, ya que educar en salud es mucho más que introducir un conjunto de nuevos contenidos o propiciar nuevas actividades.

Debido  al carácter interdisciplinar que tiene la salud, se incluye dentro de las programaciones de las distintas etapas, por lo que  todos los momentos se aprovecharán para fomentar y desarrollar en el alumnado actitudes y hábitos saludables, impregnando así nuestra actividad educativa.

Con independencia de las que se vayan proponiendo, recogemos aquí un fondo de posibles actividades:

  • Elaboración de recetas saludables. Video-recetas.
  • Elaboración de murales informativos. Obesidad infantil, anorexia, bulimia, Información nutricional de los alimentos, beneficios de los alimentos, etc.
  • Edición de catálogo de recursos (bibliográficos, audiovisuales, digitales, en línea…) de apoyo docente.
  • Realización de cartelería, etiquetado de vegetales, etc.
  • Realización de talleres y conferencias destinados al alumnado con personal especializado.
  • Utilización en todo momento de un lenguaje no sexista.
  • Participación en actividades relacionadas con esta materia en los programas educativos del Ayuntamiento de Granada.
  • Para el Día Mundial de la Salud (7 de abril):
    • Asambleas, realización de fichas y/o murales.
    • Elaboración desayuno saludable por parte del alumnado
  • Torneo Fútbol-sala “Ntra. Sra. de la Consolación” con reparto de fruta y frutos secos.

El proceso de enseñanza se evaluará comprobando si las actividades han conectado con  los intereses y experiencias de los alumnos y alumnas.

Se hará análisis y evaluación de cada una de las actividades desarrolladas de cara a potenciar los logros y a corregir las posibles disfunciones. Se trata de una evaluación que se entiende como un ejercicio de responsabilidad individual y colectivo, y que implica un proceso de reflexión y análisis sobre las actuaciones que se van desarrollando y sobre el resultado de las mismas.

Esta evaluación debe garantizar la confidencialidad, el respeto a las diferentes perspectivas e interpretaciones que pudieran existir, la difusión controlada de las informaciones generadas y el fomento del diálogo, el debate y la búsqueda del consenso. Asimismo, debe constituir en sí misma un proceso de formación y contribuir a desencadenar nuevos procesos formativos que faciliten la comprensión de las prácticas llevadas a cabo y la valoración de sus efectos.

Por todo ello, la evaluación no puede limitarse a la identificación y valoración de resultados, sino que ha de extenderse también a la explicación de los procesos a través de los que éstos se alcanzan, ofreciendo información sobre las diferentes perspectivas, intereses, resistencias y posibilidades que subyacen en la planificación y desarrollo de cualquier propuesta o actuación llevada a cabo en el desarrollo de este Proyecto.

Se establecerán cuantos indicadores se consideren necesarios para cuantificar el grado de consecución de los objetivos programados y su evolución. La Memoria Final de Curso incluirá los datos necesarios para comprobar el nivel de ejecución de las medidas desarrolladas por el centro en cumplimiento de este Proyecto.